Un tinto fresco y divertido, 100% Garnacha, de paladar complejo y al mismo tiempo fácil de beber. Un monovarietal con una crianza de tres meses en barrica de roble francés que nace de un terreno ondulado, formado por suelos arenosos de origen granítico, ácidos y con muy poca cal.

La etiqueta refleja uno de los iconos de la cultura española más reconocidos en el extranjero, el toro , pero renueva la imagen tradicional presentándolo como un ganadero; que pretende hacer un guiño de simpatía al animal, que se muestra moderno, elegante y dueño de su propio destino.

Un excelente vino sabroso y con personalidad.