Marqués de Riscal Viñas Viejas es un rosado de sangrado natural compuesto de las variedades de Garnacha y Tempranillo de viñas de más de 80 años, cultivadas en pie franco en la zona de Villaester en Toro.

“Hemos aprovechado la bodega de Rueda para hacer una original crianza del vino. Una vez terminada la fermentación, hemos utilizado lías seleccionadas de la variedad Sauvignon Blanc de nuestras fincas de la zona. Esta crianza sobre lías aporta un mayor carácter tiólico al vino, le da una mayor untuosidad y mejora su estructura en boca dotándolo de una gran personalidad”, indica Luis Hurtado de Amézaga.

La unión de las variedades combinan a la perfección aportando la Garnacha el frescor, buena acidez, notas florales y una intensidad de color baja, mientras que el Tempranillo le da cuerpo, estructura y una mayor intensidad colorante.

El resultado obtenido es una edición limitada de 5.000 botellas