El calor inusual de principios de septiembre provocó que se adelantara la vendimia de este año, lo que nos permite disfrutar a principios de Noviembre de los primeros vinos jóvenes de esta cosecha, en este caso del vino Mesta Rosado, un vino alegre, fresco y fácil de beber, tan fácil que no podrás beber sólo una copa.

Un regalo para los sentidos.