Cuenta la leyenda que la mítica fama de repartidor de obsequios de San Nicolás de Bari (Santa Claus, Papá Noel etc.. dependiendo de cada país) se basa en la historia de un empobrecido hombre padre de tres hijas, no podía casarlas por no tener la dote necesaria, al carecer las muchachas de la dote, parecían condenadas a ser "solteronas". Enterado de esto, Nicolás le entregó, al obtener la edad de casarse, una bolsa llena de monedas de oro a cada una de ellas. Se cuenta que todo esto fue hecho en secreto por el sacerdote quien entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos..... curioso cuánto menos!!

 

Fuente de información: Wikipedia.