De la Cepa a la Copa

 

 

28 Abril 2015

La Viura es una variedad blanca cultivada en  Cataluña, Aragón, La Rioja, Castilla La Mancha, Valencia y Extremadura. En Rioja se conoce como Viura, sin embargo en la mayoría de las zonas de cultivo españoles se la conoce como Macabeo.

Es una variedad de hojas grandes, con cinco lóbulos, seno peciolar poco abierto o cerrado. El racimo es muy grande y compacto, con pedúnculo corto y sus bayas son redondeadas y de hollejo grueso.

Su elevada fertilidad y altos rendimientos aconsejan sistemas de poda corta, se adapta mejor a lugares que no sean demasiado húmedos ni demasiado secos, para controlar su vigor es conveniente evitar el riego, el abonado y los marcos de plantación anchos. Igualmente es importante elegir con precisión el momento óptimo de vendimia, buscando el equilibrio entre azúcar y acidez, con el fin de conseguir vinos de alta calidad y larga guarda.

Es sensible a enfermedades como la podredumbre gris y oídio.

Los vinos elaborados con esta variedad suelen tener delicados aromas florares e intenso aromas frutales. Al poseer niveles bajos de oxidasas, es una variedad ideal para la fermentación y crianza en barrica.

Es una variedad muy apreciada en los cupages de los vinos espumosos de alta calidad.

Con esta variedad cabe recomendar dos grandes vinos, por un lado Plácet, de Bodegas Palacios Remondo en la Rioja, un blanco con crianza y mucha clase que envejece a la perfección desarrollando año tras años su gran complejidad, en formato magnum se muestra espectacular. Y por otro lado no hay que olvidar un espumoso en el que la mezcla incluye en mayor porcentaje la Macabeu, como es L'Hereu de Raventós i Blanc, delicado, floral, sutil y con una burbuja fina y fundente. Dos vinos para acompañar cualquier plato, incluso carne, pero sobre todo dos vinos de gran disfrute.

                                                                       

14 Abril 2015

Esta variedad es originaria del sud-oeste de Francia. En el país galo suelen tener problemas de madurez, por contra, en la península ibérica, debido al mayor número de horas de insolación y superior temperatura media, la Petit Verdot se ha adaptado extraordinariemente, produciendo vinos de muy alta calidad y gran complejidad.

Los racimos de Petit Verdot suelen ser de pequeño tamaña, de baja compacidad y con pedúnculo muy largo. Bayas pequeñas, de tamaño muy uniforme, con epidermis violeta oscuro, de perfil esférico, rodete grueso y pedicelos largos, de difícil desprendimiento de la baya, el hollejo es grueso, muy jugoso y compacto.

Las cepas suelen ser de vigor medio y entrenudos muy cortos, con porte semierguido. De brotación y maduración tardía y fertilidad elevada.

Tiene muy buena adaptabilidad a todo tipo de suelos y a la sequía, poco sensible al mildiu y al oídio, así como bastante resistente a la podredumbre gris.

Resistente a la rotura de sarmientos por el viento y a las heladas primavelares.

Los mostos producidos por esta variedad suelen ser muy coloreados, con alto contenido en azúcar y bastante tánicos. Sus vinos, también altamente coloreados, poseen aromas intensos que nos recuerdan a las cerezas y a las ciruelas maduras.

Su equilibrio entre acidez y azúcar en la maduración, hacen de la Petit Verdot una variedad perfecta para vinos de guarda, desarrollando durante la crianza aromas muy característicos y elegantes, no hay que olvidar que en los cupages aporta color, estructura y complejidad a la mezcla, y que en vinos jóvenes monovarietales destacan los aromas de frambuesa y frutas del bosque.

Son muchas la Denominaciones de Origen españolas que cuentan con esta variedad entre sus permitidas y/o recomendadas, cabe destacar que, su gran adaptación a climas cálidos y su poca sensibilidad a la sequía, hacen que se haya "mimetizado" en la zona de levante, concretamente en Jumilla, donde Casa de la Ermita elabora su Petit Verdot, un vino fino, a la vez que poderoso, elegante a la par que carnoso, pero sobre todo muy expresivo y equilibrado. Hay que catarlo!

                                                 

08 Abril 2015

Esta variedad de uva de origen Borgoñón, es la más internacional de las uvas blancas. Se cultiva en todos los países productores del mundo por su gran calidad y capacidad de adptación.

Una uva de gran carácter con la que se elaboran vinos con buena acidez, cuerpo y volumen, donde los aromas suelen recordar a los cítricos, en ocasiones a frutas tropicales, el heno y la miel.

Por su gran clase, se suele elaborar siempre sola, tanto para vinos jóvenes como de guarda; sus vinos son muy aptos para el envejecimiento y crianza en barrica.

En su ciclo vegetativo destaca la brotación precoz y su sensibilidad a las heladas, florece a primeros de Junio, madura muy temprano, también es sensible a la sobremaduración por lo que hay que vigilar muy cerca su desarrollo y elegir el momento óptimo de maduración. Su ciclo vegetativo es muy corto.

Es sensible a la botrytis, al oídio y a la polilla del racimo.

Aunque se suele adaptar muy bien a cualquier tipo de terreno, prefiere climas suaves, frescos y algo húmedos, es sensible a la sequía y prefiere terrenos fértiles.

Los racimos suelen ser de tamaño pequeño, de forma cilíndrica con una o dos alas laterales; son compactos y de pedúnculo corto; granos pequeños y esféricos de un color amarillo oro en maduración, piel reluciente y fuerte.

En nuestro porfolio tenemos la suerte de contar con grandes vinos elaborados con esta variedad, hoy os recomendamos nuestro queridísimo Enrique Mendoza Chardonnay, nariz sublime cargada de flores blancas y frutas de hueso, con recuerdos a miel de romero, y en boca resulta pleno, sedoso e increíblemente largo. Todo un acierto en tu mesa!

   

17 Marzo 2015

La Merseguera es una variedad de uva blanca típica del levante español, denostada y poco reconocida hasta la fecha, quedando muy pocas hectáreas de cultivo. Con presencia en las comarcas vitícolas valencianas, principal variedad en el Alto Turia, encontrándose también en la zona de utile-Requena y en el Vinalopó Alicantino. Muy resistenta a la sequía, de ciclo largo, su racimo es de tamaño mediano y no demasiado compacto; con bayas redondas y de color verde-amarillento. Da uvas de grado alcohólico bajo (11-12% vol), con buen equilibrio entre acidez y azúcar.

Durante cuatro años, Bodegas Mustiguillo experimentó para conocer las posibilidades de la Merseguera, seleccionando viñedos viejos con el cual trabajar e implantar su filosofía de viticultura. En bodega se realizaron durante varias campañas diversos métodos de micro-vinidicación. Lo que aprendieron en estos años se trasladó a la Finca Calvestra, injertando la Merseguera en cepas viejas de Bobal en vaso de más de 40 años de antigüedad. En esta finca a más de 900 metros de altitud, se pueden extraer las verdaderas posibilidades de esta variedad, por el clima de alta montaña que favorece una maduración lenta de las uvas.

Toni Sarrión en Bodega Mustiuuillo se sintió en la obligación de dignificar esta variedad mediterránea y de recuperar la importancia que antaño tuvo.