Son muchas y muy diversas las opiniones a cerca de la decantación de los vinos, lo que sí está claro es el significado de la palabra:

decantación.

(Del lat. decantatĭo, -ōnis).

 

1. f. Acción y efecto de decantar2.

decantar2.

 

(De de- y canto, ángulo, esquina).

 

1. tr. Separar un líquido del poso que contiene, vertiéndolo suavemente en otro recipiente.

 

Después de leer su significado según la RAE deberíamos llegar a la conclusión de que la acción de decantar sólo debería producirse cuando un vino tiene posos y queremos separar el sólido del líquido. Sin embargo esto no siempre es así, partiendo de la base de que el vino es un líquido vivo (ha sido "creado" por un ser vivo: las levaduras), cuando el vino es embotellado, también es privado de oxígeno, sólo el corcho permite un pequeño intercambio de oxígeno con el exterior, por tanto el vino tiende a "reducirse", a "encerrarse" en sí mismo no expresando todo su potencial aromático. Aquí entra en juego la acción de decantar, en cuestión de vino podríamos definir decantar un vino como "aportación del oxígeno del que fue privado mediante el embotellado", ayudará a que el vino se exprese mejor aromaticamente.

 

Pero no todos los vinos se deben decantar ni airear, es relativamente sencillo saber cuándo debemos airear un vino, simplemente servir un poco en una copa y si el vino se muestra neutro e inexpresivo, conviene darle una aportación extra de oxígeno mediante la decantación (o simplemente dejarlo respirar en la botella un tiempo), si el vino en cuestión era neutro en sí mismo, se mantendrá así, y si simplemente estaba "cerrado", notaremos una notable diferencia, normalmente a mejor.