La Viura es una variedad blanca cultivada en  Cataluña, Aragón, La Rioja, Castilla La Mancha, Valencia y Extremadura. En Rioja se conoce como Viura, sin embargo en la mayoría de las zonas de cultivo españoles se la conoce como Macabeo.

Es una variedad de hojas grandes, con cinco lóbulos, seno peciolar poco abierto o cerrado. El racimo es muy grande y compacto, con pedúnculo corto y sus bayas son redondeadas y de hollejo grueso.

Su elevada fertilidad y altos rendimientos aconsejan sistemas de poda corta, se adapta mejor a lugares que no sean demasiado húmedos ni demasiado secos, para controlar su vigor es conveniente evitar el riego, el abonado y los marcos de plantación anchos. Igualmente es importante elegir con precisión el momento óptimo de vendimia, buscando el equilibrio entre azúcar y acidez, con el fin de conseguir vinos de alta calidad y larga guarda.

Es sensible a enfermedades como la podredumbre gris y oídio.

Los vinos elaborados con esta variedad suelen tener delicados aromas florares e intenso aromas frutales. Al poseer niveles bajos de oxidasas, es una variedad ideal para la fermentación y crianza en barrica.

Es una variedad muy apreciada en los cupages de los vinos espumosos de alta calidad.

Con esta variedad cabe recomendar dos grandes vinos, por un lado Plácet, de Bodegas Palacios Remondo en la Rioja, un blanco con crianza y mucha clase que envejece a la perfección desarrollando año tras años su gran complejidad, en formato magnum se muestra espectacular. Y por otro lado no hay que olvidar un espumoso en el que la mezcla incluye en mayor porcentaje la Macabeu, como es L'Hereu de Raventós i Blanc, delicado, floral, sutil y con una burbuja fina y fundente. Dos vinos para acompañar cualquier plato, incluso carne, pero sobre todo dos vinos de gran disfrute.