Esta variedad es originaria del sud-oeste de Francia. En el país galo suelen tener problemas de madurez, por contra, en la península ibérica, debido al mayor número de horas de insolación y superior temperatura media, la Petit Verdot se ha adaptado extraordinariemente, produciendo vinos de muy alta calidad y gran complejidad.

Los racimos de Petit Verdot suelen ser de pequeño tamaña, de baja compacidad y con pedúnculo muy largo. Bayas pequeñas, de tamaño muy uniforme, con epidermis violeta oscuro, de perfil esférico, rodete grueso y pedicelos largos, de difícil desprendimiento de la baya, el hollejo es grueso, muy jugoso y compacto.

Las cepas suelen ser de vigor medio y entrenudos muy cortos, con porte semierguido. De brotación y maduración tardía y fertilidad elevada.

Tiene muy buena adaptabilidad a todo tipo de suelos y a la sequía, poco sensible al mildiu y al oídio, así como bastante resistente a la podredumbre gris.

Resistente a la rotura de sarmientos por el viento y a las heladas primavelares.

Los mostos producidos por esta variedad suelen ser muy coloreados, con alto contenido en azúcar y bastante tánicos. Sus vinos, también altamente coloreados, poseen aromas intensos que nos recuerdan a las cerezas y a las ciruelas maduras.

Su equilibrio entre acidez y azúcar en la maduración, hacen de la Petit Verdot una variedad perfecta para vinos de guarda, desarrollando durante la crianza aromas muy característicos y elegantes, no hay que olvidar que en los cupages aporta color, estructura y complejidad a la mezcla, y que en vinos jóvenes monovarietales destacan los aromas de frambuesa y frutas del bosque.

Son muchas la Denominaciones de Origen españolas que cuentan con esta variedad entre sus permitidas y/o recomendadas, cabe destacar que, su gran adaptación a climas cálidos y su poca sensibilidad a la sequía, hacen que se haya "mimetizado" en la zona de levante, concretamente en Jumilla, donde Casa de la Ermita elabora su Petit Verdot, un vino fino, a la vez que poderoso, elegante a la par que carnoso, pero sobre todo muy expresivo y equilibrado. Hay que catarlo!