Esta variedad de uva es posiblemente la más popular de todas (aunque la mayoría de la gente no sepa su nombre), ya que es la variedad de uva que consumimos cada Navidad durante las campanadas que dan paso al nuevo año, las llamadas "Uvas de la Suerte".

Su piel crujiente y su alto contenido en agua y azúcar, hace de esta variedad la reina de las uvas de mesa, aunque no es apta para vinificación.

Su principal zona de producción es el valle del Vinalopó, en Alicante, donde se cultiva desde hace varios siglos. Su maduración es lenta, llegando a su punto óptimo de madurez a mediados - finales de Noviembre, lo que hace que sea perfecta para tomar en Nochevieja. Para conservar sus cualidades en perfecto estado y evitar la proliferación de enfermedades, debido principalmente a los hongos, los racimos se tapan uno a uno con bolsas de papel, conservándose así intactas hasta nuestra mesa.

FELIZ AÑO A TODOS CON UVAS DEL VINALOPÓ!!

Fuente de información: Consejo Regulador Uvas del Vinalopó.